¿Eres empleado, autoempleado, empresario o inversionista?

El cuadrante del Flujo de Dinero, explica que existe un cuadrante que podemos separar en valores: los que quieren seguridad por encima de otros factores y los que privilegian la libertad.

En el área de la SEGURIDAD (colocados a la izquierda del cuadro), tenemos dos sujetos:

  1. E de Empleado: este negocia su tiempo y esfuerzo por dinero, requiere de capacitación académica (como prueba de sus destrezas), trabaja para un sistema y su mayor motivador es tener la certeza de recibir un salario seguro. Mientras más tiempo venda, más ingreso tendrá, lo que perjudica otros factores como: familia, amigos y hobbies.
  1. A de Autoempleado: Dueños de pequeños negocios, donde normalmente da empleo a sus propios familiares o es freelance, así que solo tiene trabajo por destajo. Parte del valor que solo él puede hacerlo bien, así que su mayor motivador es el trabajo bien hecho con cierto sentido de libertad, aunque no real, ya que siempre dependerá de su tiempo dedicado al esfuerzo. Si no trabaja de forma directa en el negocio o con el cliente, no podrá obtener ingresos, por lo cual el tiempo es igualmente que el anterior muy limitado.

Ambas personas tienen ingresos lineales: a mayor tiempo invertido, mayor ingreso. Trabajan y dan su tiempo a cambio de dinero.

Están condenados a la pobreza o en el mejor de los casos a ser clase media (sin derecho a enfermarse, ya que no podrá seguir tranzando su tiempo por dinero) y a una pensión miserable.

Mientras, los que privilegian la LIBERTAD (colocados a la derecha del cuadro), los clasifica en:

  1. D de Dueño: En esta clasificación incluye a los propietarios de empresas grandes (más de 500 personas), cuyo valor principal es la Independencia Financiera, y para lograrlo han formado un sistema que no requiere de su tiempo en proporción a un pago, sino a un equipo sobre el cual delega trabajo. Normalmente se rodea de gente brillante y les paga en proporción, para que el Dueño no tenga que estar todo el día en la empresa. Se habla de ingreso residual, porque no depende de la acción del propietario.  El mismo puede ausentarse cuando quiera y eso permite dedicarle a la familia, otros negocios o sus propios hobbies.
  1. I de Inversionista: Este sujeto es quien tiene un capital para invertir o apoyar las ideas de otros. Logra por medio de dicha inversión que otro trabaje para él sin ser propietario de una empresa, con toda la carga de responsabilidad asociada a esta. Es decir, se lleva lo mejor sin necesidad de invertir tiempo o haciéndolo poco en comparación con las otras tres opciones. Es quien tiene mayor libertad y tiempo disponible para dedicarle a sus propios intereses. Es el mayor ejemplo de: “poner el dinero a trabajar para uno, y no uno para el dinero“.

Una interesante reflexión sobre todo por los motivadores y los valores que se defienden en cada uno de estos sujetos. Un gran aporte de Kiyosaki para entender nuestra relación con nuestro mundo financiero.

Y tú, ¿ya sabes cual valor te mueve o a cuál letra del cuadrante perteneces?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s